Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 22 mayo, 2018

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Buscas wedding planner?

¿Buscas wedding planner?

Algunas veces es aconsejable contratar los servicios de un profesional de la preparación y organización de bodas, o al menos es conveniente pensar en esta opción. Esta decisión se hace más importante a medida que la ceremonia que tenemos en mente es más complicada, pues existen muchos detalles a los que hay que tener en cuenta y es fácil que la situación se nos escape de las manos. Pero el trabajo de un ‘wedding planner’ no se limita a evitarnos problemas, sino que su misión central es asesorarnos para convertir nuestro elaborado sueño en una realidad de una manera profesional.

Lo primero que debemos saber es que esto no se trata de ceder las decisiones, la responsabilidad o el control del espíritu de la ceremonia a la persona que contratemos. Al contrario, lo que un ‘wedding planner’ espera es que le digamos exactamente lo que queremos para intentar materializarlo, así que llegará con los oídos muy abiertos y nosotras tenemos el deber de ser muy comunicativas, así como soñadoras a la par que realistas.

“Nuestra misión es participar de forma activa en la organización de las bodas con un gran cuidado por todos los detalles y administrando con eficiencia el presupuesto”, explica la profesional Maria Sol de Graziani, con experiencia en Venezuela desde hace más de diez años. Además, puntualiza que algunas de las innumerables cosas que podemos pedirle van desde las casas o locales, pasando por los vinos y el sumiller y llegando hasta el vehículo que traslada a la novia a la iglesia, el diseño de tarjetas y recuerdos, la comida, la música y los fuegos artificiales.

Pese a tener la capacidad de ofrecer todos estos servicios, los ‘wedding planners’ llegarán únicamente hasta donde nosotras lo deseemos. En este sentido no hay de qué preocuparse. Además, sus servicios no se limitan a la organización completa de una boda, sino que también pueden incorporarse en el tramo final y tomar el relevo después de que nosotras hayamos hecho gran parte del trabajo, si lo preferimos de esta forma. En este caso, su misión es aportarnos tranquilidad en las fechas cercanas al gran día.

Wedding Planner y control del presupuesto

Ajustar el presupuesto es una necesidad más que una opción. Al pensar y organizar la boda de nuestros sueños, podemos perder fácilmente el control de los gastos. La opción de contratar a un ‘wedding planner’ en la recta final de la organización ajustará el presupuesto, aunque no es la única opción. Otra de las profesionales reconocidas en nuestro país es Indira de Fodor, con varios títulos de la especialidad obtenidos en el extranjero y que defiende los precios ajustados sin sacrificar la calidad de los proveedores. “El presupuesto es la parte más importante en toda la planificación de una boda. Con mucho o poco dinero puede organizarse una boda de ensueño”, explica la directora de Prostaff.

Pese a todo, gastemos lo que gastemos, no será dinero desperdiciado. Esperanza Díaz de Rodríguez, de la empresa radicada en el occidente del país Sueños de Bodas, lo explica así: “Muchos creen que es un lujo o un gasto excesivo contratar un organizador de bodas, pero esto no es verdad. Nuestros servicios representan un gran apoyo tanto para los novios como para sus familias, y les quitan a todos ellos una carga de encima al no tener que pensar en absolutamente todos los detalles”, explica.

El elemento más importante a la hora de elegir ‘wedding planner’ es que haya química. Tenemos que estar seguras de que la persona nos gusta y nos cae bien y de que comprende lo que queremos conseguir. Al fin y al cabo estaremos trabajando muy cerca durante un tiempo y lo que menos queremos es añadir estrés al proceso, sino precisamente todo lo contrario.

Enviar un comentario