Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 16 enero, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Qué hacer con el vestido de matrimonio después de la boda

Qué hacer con el vestido de matrimonio después de la boda

Ya pasó uno de los días más emocionantes de nuestras vidas. Nos vestimos como nunca, aún más bellas, aún más hermosas, aún más radiantes. La celebración seguramente cumplió con nuestras expectativas y el romance no dejó de brillar. Quedaron restos de la boda: comida, muebles por devolver, botellas que no se descorcharon, facturas que pagar. Pero sobre todas ellas, existe algo que nos hace interrogarnos por su futuro: el vestido de matrimonio. ¿Qué hacer con él luego de la celebración?

Regalarlo, una opción caritativa

Créelo o no, pero hay mujeres que deciden regalar su vestido para matrimonio. La razón es sencilla: ellas saben lo que es pasar por la diatriba económica de conseguir el vestido adecuado sin dejar los ahorros de una vida en él.

No siempre son personas adineradas quienes deciden hacer este buen gesto de humanidad. Todas sabemos que la solidaridad se da en cualquier parte de la sociedad. Por eso, es de resaltar aquellas mujeres que deciden regalar o donar su vestido sin chistar. ¡Son unas heroínas!

Si decides hacerlo, trata de confirmar que el vestido se encuentre en buen estado. Después de eso, puedes ofrecerlo a alguna beneficiencia (cuyos objetivos sean honorables, claro) o colocar un letrero. Otra opción muy recomendada es conservar el vestido y esperar a que algún familiar nuestro se case.

Conservar el vestido de matrimonio

Hay mujeres más románticas que desean conservar para siempre la “prenda” con la que cruzaron el umbral del matrimonio. Si eres una de ellas, tu única preocupación debe ser la correcta protección del vestido.

Pero, ¿cómo lograrlo? Lo mejor es conseguirle un lugar especial en nuestra habitación. Si decidimos guardarlo en nuestro escaparate, por ejemplo, debemos tratar de dejarlo en un gancho o perchero: estar doblado por tanto tiempo no colabora a su resguardo.

También es muy útil que coloquemos a su alrededor algunos insecticidas –como la naftalina- que espanten a los insectos que quieran hacer de las suyas para maltratar el vestido.

La venta y el retorno económico

No son pocas las mujeres que deciden vender su vestido para matrimonio. No hay que pensarlo mucho: vendiéndolo seguramente se recuperará una parte de la inversión inicial de toda boda.

Si eres una de ellas, ¡no te detengas! Puedes tratar de venderlo en mercados en línea. No debe traerte problemas porque en este mercado siempre habrá alguien tratando de exprimir su dinero lo más que puede.

Enviar un comentario