Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 16 julio, 2018

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Vestido de boda vintage

Vestido de boda vintage

Desde hace algún tiempo viene creciendo en el mundo de la moda la tendencia a revisar el estilo de épocas anteriores y rescatar sus mejores atributos para la época actual. En realidad, si se diseña y fabrica una prenda en la actualidad utilizando como modelo el estilo de los años cuarenta (por ejemplo), estaríamos hablando de un estilo retro, pero en el caso de la moda, el término que se utiliza es ‘vintage’, que se ha quedado prendando en el vocabulario común del sector aunque es menos preciso.

El vestido de boda vintage

Evidentemente, el universo de las bodas no escapa a esta arista del momento actual de la moda. Muchas novias suspiran cuando se imaginan a sí mismas casándose enfundadas en un bonito vestido de estilo años veinte, bien sea confeccionado actualmente o (aún mejor) o bien se trate de una prenda original. Algunos de los motivos que encumbran lo vintage a la hora de escoger un vestido de novia son la idea de exclusividad, la calidad de este tipo de prendas (que suele ser muy cuidada), los materiales utilizados, los bonitos y detallados acabados y la atmósfera de historia que irradia la ropa.

Es probable que tu futuro esposo no pueda ayudarte demasiado a la hora de escoger tu vestido; quizás la tradición que les impide a los hombres ver el vestido hasta el día de la boda se instauró para dejarnos a nosotras escoger con calma, sin tener que explicarles por qué este o aquel vestidos no son los que queremos. Por tanto, estamos solas (o con nuestras amigas) y debemos concentrarnos en los aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir el vestido vintage con el que queremos subir al altar.

Algunas de las características generales y en las que debes fijarte son las líneas limpias del diseño, así como el corte de cintura bien definido, el uso de escotes ilusión y la utilización de encajes con mucho detalle y delicadeza. Para acotar más los detalles y afinar la elección, puedes darle una ojeada a lo más destacable de cada década y comenzar a guiarte por este camino, o incluso tener claro lo que quieres de cada una de esas épocas para mandar a confeccionar tu propio vestido con un modista: Los años veinte son los del reino del Art Deco, con predominio de lazos en la cintura y telas ligeras; los treinta destacan por el uso de faldas tipo campana y leve marcaje de cintura; los cuarenta vieron el nacimiento de las hombreras y las faldas tubo; en los cincuenta nació la cinturita de avispa con los vestidos ceñidos; y de los sesenta en adelante ya sabemos lo que pasó: faldas más cortas, zapatos más altos y un larguísimo etcétera que no hace falta detallar para este caso.

Conociendo todos los elementos anteriores puedes confeccionar un bonito vestido que tenga pinceladas de lo mejor de cada una de tus épocas preferidas. Aunque siempre queda la opción, ciertamente más glamurosa, de adquirir un vestido verdaderamente vintage, con algo de historia y mucho de exclusividad, aunque también mucho más costoso.

Enviar un comentario