Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 22 mayo, 2018

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Trash the Dress ¿te animas?

Trash the Dress ¿te animas?

Las sesiones de fotos Trash the Dress son cada vez más solicitadas y populares en el mundo de las bodas. Esta tendencia, al principio vista como una locura, ha tomado fuerza y popularidad entre novias y recién casados, quienes no desean limitar la diversión únicamente al día de su enlace matrimonial.

Iniciadas desde hace aproximadamente una década en Las Vegas, los conceptos de las sesiones Trash the Dress están completamente abiertos a la invención, creatividad, gustos y personalidad de los novios. En ellas siempre están presentes componentes divertidos y desenfadados que dan la oportunidad de reflejar con mayor intensidad la energía de la pareja y el amor que se profesan.

En estas sesiones el vestido de novia juega un papel fundamental y es la gran oportunidad de volverlo a usar tras la boda. Esa es la gran propuesta de este concepto fotográfico: prolongar el encanto de ese traje tan valorado e importante y evitar que únicamente quede para ser guardado en el clóset durante toda la eternidad. Atrás queda la idea de que en el futuro será usado por alguna hija o nieta, actualmente es mejor sacarlo y divertirse con él en una sesión de fotos cuya energía quedará para toda la vida.

El escenario donde se lleve a cabo siempre dependerá de las preferencias de los novios, pero por lo general se eligen lugares que contrasten con la elegancia del vestido por ser mucho más extremos y naturales: playas, montañas, desiertos y bosques son algunos de los más comunes y solicitados. El resultado de esta mezcla es una puesta en escena compleja y majestuosa, similar a las usadas en las más afamadas revistas de moda a nivel mundial.

Víctima y protagonista: el vestido

Trash the dress, ó en español “destruye el vestido”, es el nombre dado este tipo de sesión de fotos debido a las condiciones en que se lleva a cabo y las situaciones extremas que los protagonistas están dispuestos a enfrentar sin importar que el vestido y traje de novios queden completamente inservibles. Lo importante es lograr y capturar la toma más impresionante de todas.

Mientras que en las fotos de la boda la novia suele estar muy nerviosa y preocupada porque su vestido no se dañe, en las sesiones Trash the Dress el objetivo es precisamente ese: dañarlo. Entrar al mar, subir una montaña, acostarse en la arena, trepar un árbol, llenarse de pintura o lanzarse dentro de una piscina son algunas de las muchas situaciones que se pueden presentar. Todo está permitido y nada es un exceso.

En estas sesiones no sólo se capturan tomas originales e impactantes, sino que se logra obtener y retratar una energía distinta a la de las fotos de la boda: menos tensión y más desparpajo, desenfreno y sobre todo esa divertida complicidad entre la pareja que puede estar cargada de locura, amor y sensualidad.

Nunca es tarde para una sesión Trash the Dress

Este tipo de sesiones no es únicamente para recién casados, ya que también es una idea excelente para la celebración de algún aniversario de bodas. Nunca es tarde para hacerse, puede ser incluso un gran proyecto en el que la meta también sea que ese vestido de novia usado hace varios años vuelva a cerrar y, además, ganar espacio en el armario.

Tanto en sesiones Trash the Dress así como cualquier tipo de fotos de novios presupuesto, experiencia y confianza son determinante al momento de elegir el fotógrafo. Lo importante es abrir la mente para tener  la mejor actitud, divertirse al máximo y desapegarse de algo material que sin duda tiene gran significado, pero pierdes valor mientras está colgado en el clóset: usa tu vestido y sácale el mayor provecho posible.

Enviar un comentario