Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 19 marzo, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Aplicar técnicas de relajación antes de la boda 

Aplicar técnicas de relajación antes de la boda 

Si algo comparten todas las bodas, es el estrés. Por más hippies o aficionados a la autoayuda y al optimismo que seamos, casi no hay boda que escape de él. Son muy absorbentes: el traje, el lugar, la comida, los invitados. Cada parte es un mundo que deseamos atender hasta en sus últimos detalles. Como no deseamos evitarnos disfrutar de nuestra boda debido al estrés, podemos practicar algunas técnicas de relajación que nos aliviarán de él.

La visualización

Una de las técnicas de relajación más comunes es la famosa visualización. Como la palabra bien lo dice, se trata de ver un poco más allá de lo normal, pero utilizando más nuestra mente y no tanto nuestros ojos.

Es sencillo y se puede hacer casi  que en cualquier lado y a cualquier hora. Debemos sólo tener algo de silencio. Si no, con colocarnos los audífonos y oír la música adecuada, ya tendremos allanado el camino para esta técnica de relajación.

Lo primero es confiar en el ejercicio. Luego debemos cerrar los ojos para realizarlo en plenitud. Ahora imaginaremos poco a poco lo siguiente: un dique que se llena poco a poco, poco a poco… pero que de pronto empieza a colapsar. Hay que imaginárselo con todo detalle.

Este ejercicio nos ayudará a “visualizar” lo que se nos viene en los días de la boda, cuando nos tocará hacer de diques y recibir muchísima presión de todas partes. ¡Piensa nada más en los arreglos frutales que nos faltan decorar!

Respirar profundo

Una técnica universal que se nos olvida todos los días es respirar profundo. Para algunas religiones, incluso, la respiración es una manera de comunicación con lo divino. Bien sea para gozar de sus favores o para pedirles piedad y clemencia.

Algo de esto queda para nosotras cuando respiramos profundo. Lo normal (y lo más recomendado) es que lo realicemos cuando tengamos encima una situación difícil de soportar.

Pero también es muy útil realizar breves ejercicios de respiración que nos pueden tomar tan sólo 10 o 15 minutos. No hay nada más que hacer que utilizar nuestros pulmones. Los resultados los agradecerán nuestra mente y nuestro cuerpo.

Técnicas de relajación entre los dos

Nada hacemos si conseguimos un estado mental y emocional equilibrado, pero nuestra pareja no deja de querer contagiarnos con su mal humor. Por eso, lo ideal sería involucrarlo en estas técnicas de relajación.

Hacer una boda no es sencillo. Pero, al final de ella, no hay nada más relajante que saber que estamos ante el umbral de nuestra nueva y feliz vida.

Enviar un comentario