Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 16 enero, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Préstamos de dinero para la boda: ¿valen la pena?

Préstamos de dinero para la boda: ¿valen la pena?
admin
  • On octubre 2, 2017

El dinero es lo que mueve nuestra vida. Todo pasa por su mano. Podemos tener sueños, deseos, emociones, y todos pueden ser de cierta manera. Pero si no tenemos dinero, no pueden ser reales.Y si nuestro sueño es casarnos, con mucha más razón lo necesitaremos. Es una gran necesidad con la que no siempre podemos contar como lo deseamos. Esto es lo que hace que algunas personas piensen en los préstamos de dinero para cubrir esos gastos que nuestros ahorros no pueden cubrir. Pero, ¿realmente es una opción?

Los riesgos de los préstamos de dinero

Todos tenemos un amigo que nos ha preguntado si no tenemos dinero para prestarle. Inmediatamente nos dirá que hará el esfuerzo de pagarnos cada vez que pueda, en un par de días, de semanas.

Bueno, ahora ya adivinamos cómo van las cosas: una vez puede hacer el honor a sus palabras. Puede pagar puntualmente. Pero luego empieza a tomar más semanas, y luego, meses, años … Y finalmente no lo vemos más y se disuelven en excusas tan complejas como el lauril sulfato de sodio. Sucede, ¿verdad?

Podemos tomar este ejemplo como una imagen global de lo que sucede cuando pedimos dinero prestado: podemos ser responsables con las personas a las que pedimos el dinero, pero no siempre podremos ser puntuales puntuales. Tenemos que preguntarnos entonces: ¿estamos preparados para asumir el riesgo de convertirnos en “malaspagas”? Las bodas quedan y la malafama también.

No son un banco

Si vamos a pedir un préstamo para la boda, ese préstamo debe hacerse con bases claras: tanto del dinero que disponemos y del que dispondremos como una fecha que honre los acuerdos.

Si no queremos ninguna complicación legal, debemos dejar todas las cosas en un tamaño particular: el más pequeño, el más simple. Y tratar de pedir el dinero solo para cubrir gastos extras y no para pagar lujos no presupuestados antes de conseguirlo.

Evitar el desastre

Todos los préstamos representan un riesgo. Pero esto puede ser un negocio más arriesgado si no lo tomamos en serio. Pero, sobre todo, puede llevarnos al desastre si lo tomamos como parte fija del presupuesto y le damos el mismo trato.

Por lo tanto, asegúremonos de no soltar mucho la mano y estimar con cuánto de nuestros ingresos podremos honrar la deuda. De no ser así, tratemos entonces o de reducir el costo de la boda o buscarnos otros ingresos o negociar el préstamo en términos que nos sean un tanto más cómodos para pagarlos.

Enviar un comentario