Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 16 enero, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Pastel personalizado para la boda

Pastel personalizado para la boda

Hay novios tradicionales que prefieren planificar cada aspecto de la boda en base a la costumbre familiar, mientras que otras parejas prefieren dar un giro radical a cada pequeño detalle para convertir la fiesta en un evento inolvidable. Un pastel personalizado es ideal para los novios que buscan imprimir su personalidad en cada aspecto de la boda, así que acá te contamos todo lo que necesitas saber para incluirlos en tu celebración también.

Lo último en tendencias

El mundo está en constante movimiento y las tendencias de decoración de bodas también. Es por eso que cada vez más parejas deciden personalizar detalles para que sus invitados y seres queridos tengan un recuerdo único de un día tan especial. La última tendencia es un pastel personalizado para la boda, con muñequitos de torta diseñados especialmente para cada pareja.

Lo mejor es que el experto en pasteles escuche atentamente las ideas que tienen la novia y el novio para armar una especie de boceto. Una vez que ambos dan luz de lo que quieren, se pueden tomar ciertas referencias, pero la idea es siempre que el pastel sea algo que mezcle varios elementos y que no sea calco de ningún otro pastel. Los especialistas en repostería están dando un paso adelante tomando las ideas directamente de los novios así que el resultado puede ser sorprendente.

Pensar fuera de la caja

Actualmente, además de personalizar la cobertura y la forma de nuestra pieza, también se opta por personalizar los muñecos que lleva nuestro pastel. Cada pareja es un mundo y hay infinidad de posibilidades para hacer que cada muñequito refleje la personalidad, gustos o virtudes de cada novio.

El pastel personalizado puede ser de varios pisos, de uno solo e incluso algunos novios prefieren que se preparen cajitas que puedan ser entregadas directamente a los novios el día de la boda. Las formas de rompecabezas, legos y juguetes de los años 80 y 90 ofrecen también un sinfín de posibilidades. Los mejores pasteles parecen salidos de las manos de un diseñador grafico experto, pero son comestibles.

Enviar un comentario