Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 20 septiembre, 2018

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Luna de miel en Margarita: el mejor inicio de una vida juntos

Luna de miel en Margarita: el mejor inicio de una vida juntos

Estar de Luna de miel en Margarita es una de las mejores maneras de saborear con gusto y un poco de gula la compañía de esa persona que ha sido elegida para pasar junto a ella el resto de la vida. Tras el estrés de la boda seguramente el cuerpo pedirá playa, relajo y diversión. Ese cuerpo único que ahora forman los dos debe ir calentando sus músculos para la hermosa vida que se extiende a sus pies.

La textura de la fina arena bajo los pies, la salada brisa de mar, el delicioso aroma del limón mientras salpica todo tipo de fauna marina. Lo que comienza bajo el generoso sol playero y la sabrosura del mar sólo puede terminar mejor. La respuesta está tan clara y segura como el beso eterno entre la orilla y la ola: no existe mejor broche de oro para una boda que con una Luna de miel en Margarita.

Libre bufet de fantástico hospedaje

Sobran los hoteles que se disputen la bonanza que los enamorados traen consigo. El exclusivo Hesperia Edén Club, con sus impresionantes instalaciones sólo para adultos, localizado a 35 kilómetros del aeropuerto internacional Santiago Mariño y a 25 km de las tiendas, restaurantes y atracciones de Porlamar, justo al frente de la famosa y aclamada Playa El Agua; o el Lidotel, por ejemplo, especializado tanto en parejas como en familias, localizado en el Centro Sambil de Margarita para satisfacer cualquier posible capricho, con personal de primera y vistas preciosas en cada habitación, una piscina que garantiza sorpresa.

Incluso existen opciones nueva era como el Eco Hotel & Spa Oceano Azzurro, eco-amigable hasta el mínimo detalle con la hermosa naturaleza de esta isla singularísima, con los mejores planes todo incluido para el disfrute absoluto de todas las instalaciones y entretenimientos que ofrece. En fin, la lista es infinita y no es por nada: la Luna de miel en Margarita goza entre las parejas venezolanas de una satisfacción tan particular que es imposible para los mejores hoteles hacerse ojos ciegos a la oportunidad de ofrecer lo mejor.

El encanto de una luna de miel en Margarita es un tesoro por descubrir

Pero el hotel es sólo una parte de estos días tan especiales. Margarita disfruta y hace disfrutar de parajes con largos años de romanticismo comprobado. Es el caso de los atardeceres desde el morro del Griego: con el despliegue de la bahía encuadrando el paisaje, sus atareados barcos y veleros, su mar de carácter vivo y energético con el cielo que merece ser recordado toda una vida. Una Luna de miel en Margarita no es nada sin los colores, sus mezclas imposibles entre cielo mar y arena reflejados unos en los otros. Es como si le gritaran al amor que los ha unido que la extrema dicha que los conmueve en esos días privados no es de lejos toda la dicha que les espera, como si toda la gama de colores insospechados fuera la gama de alegrías que los aguarda.

Bajo la Luna de miel en Margarita y sus fogosas estrellas

En la noche la playa suelta todo el ardor que ha bebido en el día. No importa dónde se esté durante la Luna de miel en Margarita, se sentirá cómo la brisa tibia, apremiante y juguetona envuelve los movimientos de tu pareja. Todo sonido se arrulla con el vaivén del mar y a la par de que todo se duerme los enamorados van sintiéndose cada vez más despiertos. Despiertos el uno en el otro, entre las estrellas y su espejo en el mar, bajo la luna que destila dulzura a sus ojos, néctar de cariño y pasión con regusto a rica sal marina

Enviar un comentario