Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 16 enero, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Limpiar de emergencia un vestido de boda

Limpiar de emergencia un vestido de boda

Los accidentes ocurren. Y no hay mucho que podemos para hacer para evitarlos, excepto tener todo el cuidado que podamos. Uno de esos accidentes que encienden nuestras alarmas sucede cuando se nos ensucia o mancha nuestro vestido. El pánico inmediatamente se apodera de nosotras y olvidamos que hay maniobras que podemos hacer para que el daño pase desapercibido y no pase a mayores.

Precauciones

Sabemos que son pocas las cosas que podemos hacer para evitar que el vestido se manche. Por más que bebamos nuestro vino con sumo cuidado, o incluso lo evitemos, por más que evitemos comer salsas, nada puede evitar esa gota inoportuna que nos puede arruinar los ánimos.

Pero existen algunas precauciones que podemos tomar para resolver de una mejor manera luego de que suceda el percance. Podemos empezar por preguntarle a la persona que nos vendió el vestido, o que lo confeccionó, algunas cuestiones inherentes a él.

Si le preguntamos mucho antes sobre el tipo de tela que tendrá nuestro vestido, podremos saber a qué atenernos al momento de limpiar las manchas. Sabremos qué materiales tener en caso de alguna mancha en él. También podemos preguntarle cuál es el método de limpieza más recomendable (si es con un lavado en seco o con quitamanchas).

El tipo de mancha

Una vez que estemos conscientes de la mancha, debemos actuar con suma rapidez. La limpieza de la mancha, estemos o no en plena boda, nada más nos va a tomar unos pocos minutos.

La manera más eficaz de atacar la mancha está en saber de qué tipo de mancha se trata para saber qué podemos aplicarle. Si, por ejemplo, la mancha es de vino, champán, jugos, sodas y refrescos, o incluso la sudoración, entonces el agua podrá hacer un buen efecto.

Limpiar de emergencia

Son estas las manchas más comunes. Pero a ellas podemos combatirlas si hacemos o siguiente: colocar una toalla debajo del vestido, pasar luego una pieza de tela o algún otro material con un poco de agua y la pasamos ligeramente por el vestido.

Tenemos que estar atentas a no restregar el vestido por que sus fibras pueden desprenderse sin que lo notemos. También será muy útil con algunas otras manchas que apliquemos soluciones ligeras en todo momento, como detergentes o vinagres.

Otro tip: en caso de que la mancha sea muy difícil de sacar –como las de algunos vinos- podemos aplicar algo de sal humedecida en la zona manchada y luego esperamos a que la sal se seque para sacudirla. Todo tiene solución.

Enviar un comentario