Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 22 marzo, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Las inversiones personales en las bodas

Las inversiones personales en las bodas

Las bodas son eventos en los que el dinero que se gasta  debe estar lo suficientemente aclarado en el presupuesto para que nada falle al momento mismo de la ceremonia. Creer que lograremos cumplir con nuestro evento soñado sólo con tener los ánimos, las ganas y el sentimiento, no nos va a asegurar que la boda se desempeñe en buenos términos. De allí que las inversiones que hacemos en la boda son inversiones que esperamos que rindan buenos frutos. Pero, ¿cómo podemos hacer para saber medir nuestra inversión?

Cuentas claras…

El amor acoge prácticamente cualquier tipo de situaciones. Una de ellas es que alguna de las dos parejas no posea en el momento todos los fondos necesarios que amerita la boda. No es el mejor de los casos, pero puede suceder.

Lo ideal sería que los fondos sean compartidos y que aquellos aportes, bien sea de amigos o de familiares, no toquen esa división de cuentas. Y si nuestro caso es como el anterior, debemos saber que tendremos que manejar esa “deuda” de manera delicada.

Y esa delicadeza implica tener a la imaginación de nuestra parte. Podemos pedirle a nuestra pareja, por ejemplo, que nos pague la deuda con un viaje especial o que pague los gastos de la nueva casa o que nos lo de en un regalo o en cruceros caribe. Si no se le dedica ese dinero a la boda a tiempo, va a ser muy difícil que luego le demos dinero a ello.

Presupuestos

Tal vez el factor que nos puede ayudar a mantener las cuentas con una claridad necesaria sea el hacer un presupuesto juntos, en pareja, en el que todo esté lo suficientemente detallado como para que la duda no haga luego de las suyas.

Los presupuestos son proyecciones que tal vez no se cumplan en la vida real. Debemos comprender esto si deseamos entender que lo que colocamos en él no siempre va a cumplirse y puede modificarse.

La mejor de las inversiones

Las bodas son celebraciones y homenajes a esa bella emoción humana que está y estará con nosotros por siempre: el amor. Saber que ese día en el que lo celebramos con nuestra pareja es también la oportunidad para recordar por qué es importante ese sentimiento, es saber que nuestros gastos nos devolverán mucho.

Las inversiones personales son siempre arriesgadas. Pero cuando esas inversiones están dedicadas a cubrir eventos, lo más recomendable es que hagamos que cada centavo que utilicemos valga la pena. Así que festejemos, homenajeemos al amor y que no nos quepa ninguna preocupación en el corazón: que la alegría viva con nosotros por siempre, como en esta noche.

Enviar un comentario