Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 16 julio, 2018

Desplazar hacia arriba

Arriba

Un comentario

Fotografía y bodas

Fotografía y bodas

¡Vaya tema el de las fotos de bodas! Es uno de esos aspectos que están siempre allí, presentes en el subconsciente, y que vamos aparcando mientras nos ocupamos de miles de detalles que en apariencia son más importantes. Es peligroso irlo dejando para última hora, porque casi siempre el día de la boda llega sorprendentemente rápido.

En Venezuela hay excelentes profesionales de la fotografía como BodaKids o Maximiliamo Taylor, además de empresas de videos de boda como Arras Films. De manera que no hay que preocuparse en absoluto por encontrar a un profesional que lleve a cabo exactamente lo que tenemos en mente; precisamente el tema es decidir qué es lo que queremos. De lo contrario, es bastante probable que el resultado no nos satisfaga… y será culpa nuestra. Para evitarlo, es necesario tener las ideas claras. A continuación, te proponemos algunas propuestas que puedes complementar usando tu imaginación.

Fotos de bodas. Ideas

Más que obtener un lote de posados y fotos con cada uno de los invitados en la misma posición, lo bonito sería guardar un recuerdo del espíritu de ese día. Intenta imaginar tu boda en todas sus etapas: la sobria ceremonia eclesiástica o civil, con todos tus invitados arreglados, emocionados y perfumados; el posterior traslado a la zona de la fiesta, con las ansias expectantes de pasarla bien; y, por último, la fiesta misma, con la música, los bailes y la diversión de todas las personas a las que quieres, unidas y celebrando por ti. ¿No sería estupendo que las fotos reflejaran esta evolución en el ambiente de tu gran día? ¡Coméntaselo a tu fotógrafo!

Por parte de la novia, sería divertido un cambio de ropa y peinado, lo cual además iría guiando los cambios de estilo que queremos en las fotos. Por ejemplo, la belleza de muñeca de un vestido soñado combinado con el peinado de novia más espectacular para tu estilo de cabello, probablemente dejarán boquiabiertos a todos los presentes, incluido el novio, por supuesto. ¿Quién no querría que ese momento quedará inmortalizado en toda su esencia? Podrías explicarle a tu fotógrafo que quieres unas fotos muy sobrias, de tono solemne y magnífico, que destacaran tu belleza femenina y la estupefacción emocionada de los asistentes, además de la claridad de la luz natural, si fuera el caso.

Posteriormente, durante el traslado a la zona de la fiesta, podrías atreverte a soltarse el cabello. De esta forma habría fotos del vestido de novia con peinados distintos, lo cual siempre es de agradecer. Además, en esta suerte de crónica del viaje entre la ceremonia y la fiesta suelen presentarse divertidas ocasiones de obtener instantáneas curiosas y simpáticas. En este momento, la directriz a tu fotógrafo podría ser que deseas unas imágenes algo más informales y que dieran la impresión de movimiento, como tu cabello suelto.

Ya en la fiesta, no está prohibido (ni mucho menos) dedicar un momento a algún posado junto a los invitados más rezagados. Sin embargo, el consejo es no hacer este momento demasiado largo, ya que a muchas parejas les queda la sensación de que han pasado más tiempo tomándose las fotos que disfrutando de la fiesta. Lo importante en este punto es disfrutar, y podrías plantearte acortar la falda del vestido en un momento determinado, para estar más cómoda al bailar. El propio vestido podría permitirte hacer semejante cambio, si se confecciona para tal fin. La idea puede parecer vanguardista, pero imagina que acondicionas tu vestido para bailar con desenfreno (al fin y al cabo es tu gran noche) y, además, rematas a los ya cautivados invitados con tus piernas bonitas, que ahora enseñas. Con esta jugada el éxito del baile estará asegurado, así como el de las fotos. En este punto el fotógrafo no necesitará demasiadas directrices; limitándose a lanzar disparos a diestro y siniestro conseguirá seguramente un material espectacular.

Opciones complementarias para las fotos de bodas

Otra manera de lograr que las fotos de bodas sean inolvidables, pero también originales, es permitirles a los invitados participar. Una buena forma de hacerlo es utilizar las cámaras Polaroid y dejar que sean tus amigos quienes cuenten la historia a través de fotos hechas por ellos mismos y, además, te dejen sus mensajes en las imágenes. Puedes colocar una cámara en cada mesa y un libro con pegamento en la mesa central de la sala, para que tus invitados te dejen sus recuerdos gráficos. Seguramente más de uno te sorprenderá con sus dotes para la fotografía… y la poesía. Las máquinas Polaroid se prestan además para que juegues con el estilo retro, así que puedes aprovechar y colocar algunos lentes ochenteros, pelucas, bigotes y sombreros para crear un set con el que tus amigos puedan explotar completamente su lado artístico y se diviertan en grande.

Con la contratación de un fotógrafo profesional e ideas de este tipo, es imposible que quedes insatisfecha con el resultado. ¿Ves que teníamos razón? ¡Vaya tema el de las fotos de bodas!

Comments

  1. Enhorabuena por este articulo, las fotos de bodas son los mejores recuerdos que puede tener una pareja después de este ida tan especial para ellos, por esto, es importarte confiarle este responsabilidad a personas que de verdad conozcan de la materia y asi tener unas fotos de ensueño y para toda la vida.

Enviar un comentario