Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 25 mayo, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Las expectativas sobre la boda

Las expectativas sobre la boda
admin
  • On junio 17, 2017

Para los sabios de la Antigüedad, la esperanza era uno de los últimos males que salían de la caja de Pandora. Esto quiere decir que no siempre podremos contar con que la esperanza que tengamos en algo pueda traernos algún bienestar. Pero la esperanza es una de esas emociones que está presente cuando hacemos cosas que nos apasionan y mucho más cuando le ponemos cariño a cada una de ellas. Así sucede con las bodas, donde ponemos todas nuestras esperanzas en que la fantasía que tenemos en la mente se traslade tal cual al plano real. Aquí te contamos qué hacer con las expectativas sobre la boda.

Priorizar los objetivos

Sabemos que para que una boda triunfe debemos cumplir con una serie de objetivos que no siempre van a ser sencillos de cumplir. Sin embargo, sabemos que si los tenemos en mente no los vamos a olvidar.

Esto quiere decir que una boda que posea los objetivos bien priorizados será una boda que no va a fracasar de ningún modo. Y este método también debemos aplicarlo en nuestras expectativas en relación con la boda: mientras jerarquicemos qué es lo que esperamos de ella, menos vamos a sufrir. Es como contar con un comparador de seguros y saber qué elegir.

Lo real es lo posible

Cuanto hacemos para lograr que nuestro sueño sea mucho más que capricho nuestro se traduce en conseguir una boda que no sólo sea aceptable: significa que sabremos controlar qué esperamos de ella, cómo lo esperamos y en cuál tiempo. ¿Qué ganamos con esto?

Ganamos la certeza de que pase lo que pase en nuestra boda no tendremos un colapso durante el proceso. Sabremos, además, que así la lista de invitados no se cumpla, la comida no esté como lo deseamos y la música sea incorrecta, hicimos todo lo posible para llevar a realidad lo posible.

Nuestras expectativas sobre la boda

Nuestras expectativas sobre la boda pueden ser muchas. Pero ninguna debe causarnos un malestar suficiente para opacar uno de los días más hermosos de nuestra vida. Al contario, que el sentimiento que gobierna la ceremonia sea una prueba de lo fuerte que es ante las adversidades.

Mantener expectativas reales con lo que puede suceder en la boda es aganarnos un anticuerpo lo suficientemente fuerte como para saber que no tendremos que sufrir demás cuando veamos las fotos del evento, oigamos las memorias y sepamos que nuestras expectativas tal vez no coincidieron del todo con lo que sucedió. Al final, se trata de saber que el mejor de los escenarios ya lo conquistamos: tenemos nuestro anillo y un amor para toda la vida.

Enviar un comentario