Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 22 marzo, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Una boda con artículos de segunda mano

Una boda con artículos de segunda mano
admin
  • On agosto 2, 2017

Hay celebraciones que deseamos que sean “de punta en blanco”, es decir, que todo esté lo suficientemente impecable como para que tanto los invitados como nosotros disfrutemos. Pero en el caso de las bodas el “punta en blanco” se queda algo corto: deseamos que en ese día todo salga a la perfección y nuestra boda sea digna de entrar en la sección de “sociales” de cualquier periódico o en alguna revista especializada. Sin embargo, el presupuesto -como siempre- es quien viene a cortarnos un tanto las alas y no siempre nos permite realizar todo lo que soñamos. ¿Y si debemos recurrir a artículos de segunda mano? Puede que aún así la boda mantenga su brillo. Aquí te contamos cómo.

Ventajas de los artículos de segunda mano

Para poder tener una boda aceptable, es necesario que muchas veces estemos dispuestos a aceptar algunas concesiones con nuestra lista de ideal de artículos para tener y la que nos permite el presupuesto. Para lograr el equilibrio preciso necesitamos adquirir artículos de segunda mano.

La principal ventaja de ellos es la económica: nos permiten ahorrar una cantidad de dinero considerable. Pero no hay que temer por su calidad: los deseamos para una sola noche y -más importante aún- si los adquirimos con inteligencia y paciencia puede que los terminemos viendo como una ganga.

Límites

Pero existen algunos límites que tendremos que respetar si deseamos que todo el evento no se vea como de cartón piedra. Es decir, tratemos de que los artículos que adquiramos de segunda mano sean vistos con disímulo: que se vean como parte del diseño general de la boda y no desentonen. No es tan complejo como hacer un compuesto químico y tener cera carnauba.

Para lograr nuestro objetivo, será necesario que tengamos buen tacto y buen ojo para seleccionar aquellos artículos a los que no se le presienta en la celebración ese costo abaratado.

 

Equilibrio

 

No todo tiene que ser de etiqueta, pero eso no implica que tampoco todo deba ser de segunda mano. Por ejemplo, podemos abaratar los costos de los artículos relacionados con la comida y la bebida y priorizar los gastos para el vestido y nuestro look (o  a la inversa).

Lo importante es que no dejemos de observar las posibilidades que nos otorgan los artículos de este tipo: ellos pueden hacer que una boda modesta se vea como una boda mucho más grande en su despliegue. Con el equilibrio ganamos siempre.

Enviar un comentario