Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 25 mayo, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

El cuidado de la salud antes de la boda

El cuidado de la salud antes de la boda
admin
  • On septiembre 27, 2017

Para muchas de nosotras casarnos es más que un evento: es el día más importante de nuestras vidas. Por eso queremos que todo esté “de punta en blanco” y no solo el vestido: el lugar, la comida, bebida, el ritual, el novio e incluso los invitados. La salud es indispensable entonces si deseamos que se cumpla todo lo de la lista. Así que priorizar nuestra salud es tan importante como que la boda cumpla con todo lo que necesitamos. Nadie quiere recordar la gripe en su boda y recordar, sí, solo la felicidad. Hoy, por tanto, hablamos del cuidado de la salud antes de la boda.

Evitar trasnochos

Una fuente de dolores, dolencias, malestares y males mayores son los trasnochos. Aunque no lo notemos, aunque sean muy atractivos para nuestra hiperactividad, y más cuando se trata de esta ocasión, los trasnochos pueden ser muy perjudiciales para el cuidado de la salud.

Con ellos, nuestro sistema inmune se debilita y nuestro cuerpo se vuelve como un coladero en el que puede entrar cualquier cantidad de malestares menores y medianos que pueden dar en una enfermedad. Podemos, por ejemplo, pasar de una gripe a una bronquitis.

El cuidado de la salud y las dietas

Otro de los puntos en los que tendremos que ser cuidadosas es el de hacer dietas antes de la boda. Ya sabemos a esta altura que hacer dietas no garantiza el cuidado de la salud.  Al contrario, si no se llevan bien, pueden ser perjudiciales para la salud.

Por ejemplo, si no logramos los resultados que nos imaginamos, y más en unas fechas con un seguro descontrol emocional, es posible que suframos demás por la descomposición nutritiva que tendremos. Y eso significa que no estaremos bien ni en la medida ni en la salud tanto para ir a la boda como para aprovechar esos cruceros ofertas que compramos para luna de miel.

Ir al doctor

Para algunas de nosotras, estar enfermas es caer en un estado de terquedad que bien valdría la pena estudiar como un superpoder: nada parece convencernos de que una visita al doctor es de suma importancia. No queremos arruinarnos la ocasión y tememos a que su diagnóstico vaya a ser demoledor para nuestros planes con la boda.

Pero, demás está decirlo, lo demoledor de ese diagnóstico puede ser para nosotros si no lo atendemos como amerita: eso que pudimos haber detectado a tiempo puede convertirse en un mal perdurable y sorprendernos con suma fuerza el día de nuestra boda.

Enviar un comentario