Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 16 enero, 2019

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Un cuarto de fotos para la boda

Un cuarto de fotos para la boda
admin

Pese a las alternativas que poseen los diferentes medios digitales en la actualidad, pese a que todo nos diga que la actualidad debería ser la reina en las celebraciones, en los encuentros, en nuestra vida diaria, no siempre la razón está de su lado: a veces lo tradicional posee un encanto que se vuelve protagónico. Y mucho más cuando se está en el medio de una celebración. Esto puede sucedernos si en la boda decidimos colocar un cuarto de fotos en lugar de dejarle toda la remembranza y la atención a un video. Aquí te damos algunas recomendaciones.

El lugar

El éxito de una boda depende abiertamente de la distribución que realicemos con el espacio con el que contamos. No lo olvidemos: un lugar para cada actividad de la ceremonia nos garantiza una boda en la que la nuestra única preocupación sea vivir la emoción natural del evento.

Por eso, lo primero que debemos hacer para este cuarto es pensar en su lugar. Desde luego, si el lugar es reducido, o si es abierto, la idea de un cuarto debe ser modificada para dar paso a un lugar más honesto con las condiciones del sitio: las fotos pueden estar colocadas en una especie de paraban que preparamos.

Sea en donde sea, y sea como sea, este espacio debe cumplir por lo menos con la decoración general de la boda y, no menos importante, debe poseer una curaduría lo suficientemente impecable como para que la emotividad esté presente en todo momento. Después, incluso, vendrá el tiempo en el que las fotos de la luna de miel que tomamos para aprovechar las ofertas de cruceros pueden contar en un espacio así pero en nuestra casa.

Sitio de recuerdos, sitial de la empatía

Lo que se busca con esta idea es tratar de apoderarnos de los invitados por la vía de la emoción: muy seguramente los invitados desean ir a una boda a ser parte de la emoción de celebrar por uno de los sentimientos más hermosos que nos unen como seres humanos.

Todos en la boda van a ello, incluso el más escéptico. Es por eso que no debe costarnos admitir que las bodas son como un sitial de recuerdos en los que la empatía nos da el aporte fundamental para el éxito de ellas.

Cuarto de fotos: recuerdo y tradición

Pero no sólo cumplimos con el efecto deseado de las bodas cuando disponemos de esta clase de “atracciones” en la boda: también nuestro tacto está apelando a la tradición.

Y es ella quien viene a ampararnos y a decirnos que esta celebración del amor y la unión eterna sería incompleta si no se recuerda y conmemora todos esos pasos e historias e impresiones que dio la pareja antes de la ceremonia. Recordar es vivir.

Enviar un comentario