Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Bodas en Venezuela | 16 julio, 2018

Desplazar hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

¿Qué podemos aprender de las bodas gitanas?

¿Qué podemos aprender de las bodas gitanas?
admin
  • On enero 14, 2017

Cada tradición es un mundo. Y nosotros tenemos la libertad de tomar lo que deseamos de esa cultura, siempre y cuando lo que tomemos de ella esté luego bien dispuesto y organizado en nuestra boda. No está demás revisar otras culturas y echar mano de ellas para lograr imaginarnos con mayor precisión eso que podemos tomar de ellas y eso que no. Las bodas gitanas son una buena oportunidad para ello.

Las camisas rotas

Es normal que muchas veces nos cansemos de ir a bodas en las que el aburrimiento está a la orden del día. Son bodas en las que nadie hace nada para divertirse. No parece ser culpa de los organizadores de la boda ni de los novios.

¡Son los propios invitados! Son ellos quienes no aprovechan el momento para gozar de un rato distinto y especial. Pero en las bodas gitanas eso no es problema: los invitados tienen la obligación de romper sus camisas en señal de alegría.

Así que si deseamos asegurarnos un momento de euforia y alegría dedicado a nosotros, ¿por qué no pensar en hacer lo mismo en la boda? Sería una buena prueba de fuego para los invitados a la boda. La alegría estará automáticamente invitada no importa si invitamos a médicos, letrados, diseñadores graficos o abogados.

Los padrinos

¿No saben qué padrinos elegir? En las bodas gitanas eso no es, para nada, un problema: los padrinos son los mismos que estuvieron allí en el bautizo. Nada mal para quienes no queremos herir susceptibilidades.

Aunque los padrinos suelen ser los tíos, y casi nunca los padres ya allí tenemos una buena definición desde otra cultura de lo que debe ser un padrino: un familiar que nos acompaña desde el nacimiento, cercano, que nos vio ser y crecer, y que ahora asume un rol principal en este momento de importancia.

Varios días

¿Lo mejor de una boda gitana? ¡Ellas duran varios días! Podemos estar seguros de que si tomamos esta parte de la boda y hacemos algo similar en la nuestra –siempre con respeto y salvando las distancias- será algo que los más alegres de nuestros amigos sabrán agradecer.

Desde luego, nuestro bolsillo sería la primera víctima con una celebración de esa escala. Pero no está mal aprender de esta cultura ancestral esa parte de alegría, canto y goce extremo por la cual nos unimos: eso que nos hace ser felices en la alianza.

Enviar un comentario